GUARDA Y CUSTODIA COMPARTIDA

CUSTODIA COMPARTIDADesde que se plantea una situación de crisis en una pareja donde existen hijos menores de edad, la principal preocupación de ambos progenitores es determinar con cuál de ellos se van a quedar los hijos. De forma habitual, y dado la práctica durante los años anteriores, se tienda a considerar que la madre es la que se quedará con los niños estableciéndose un sistema de visitas a favor del padre.

Sin embargo, nuestro Tribunal Supremo se viene pronunciando de forma constante sobre el sistema de guarda y custodia compartida, el cual señala que debería establecerse como un “sistema normal y e incluso deseable”, pero cómo funciona la guarda y custodia compartida y qué supone.

Este sistema supone que los hijos menores de edad convivan con ambos progenitores durante los mismos plazos temporales de forma alterna, determinándose la duración de cada plazo de convivencia conforme a las circunstancias que concurran en cada supuesto concreto. Con ello se fomenta la integración con ambos padres y se evita tanto el sentimiento de pérdida como la alteración de la rutina de los hijos en relación con el progenitor no custodio, al que pasaría a verlo en tiempos más cortos si se estableciese un régimen de custodia monoparental.

Por tanto, este sistema conlleva que los hijos menores convivirán por tiempos iguales (períodos de semanas o quincenas) con cada uno de los progenitores. Así mismo, ambos decidirán de forma conjunta sobre las cuestiones tanto diarias como trascendentales de los menores (determinación del colegio al que acudirá el hijo, clases extraescolares…).

En cuanto a la pensión por alimentos, dado que cada progenitor convivirá con el menor durante períodos temporales iguales, será el progenitor con quien conviva quien se encargue del sustento en dicho momento (alimentación, ropas y habitación). Sin embargo, en el supuesto de que existan importantes desequilibrios entre los ingresos de ambos progenitores, pese a darse un sistema de guardia y custodia compartida puede fijarse una pensión por alimentos que se abonará al progenitor más necesitado. Así, se ha pronunciado el Tribunal Supremo señalando que la custodia compartida no exime del pago de alimentos, cuando exista desproporción entre los ingresos de ambos cónyuges, o como en este caso, cuando la progenitora no percibe salario o rendimiento alguno”.

Respecto a los requisitos que se han de dar para que se establezca este tipo de guardia y custodia, se habrá de atender a la convivencia existente anterior a la separación o divorcio, al número de hijos, a la voluntad de los mismos si estos fuesen competentes para pronunciarse, el domicilio de los padres y el respeto entre los mismos.

Si se encuentra en una situación de crisis no dude en ponerse en contacto con nosotros, nuestro equipo de profesionales le orientará y asesorará sobre el modelo más idóneo para su familia una vez conocidas las circunstancias concurrentes.

Para más información