PENSIÓN POR ALIMENTOS

pensión por alimentosLa pensión por alimentos es la cuantía económica que el progenitor no custodio debe abonar al progenitor a cuyo cargo quedan los hijos menores o mayores de edad que se encuentren en formación, y no son independientes económicamente, para satisfacer las necesidades vitales de sustento, vestimenta, enseres y habitación.

La pensión por alimentos se establece mediante sentencia judicial o convenio regulador a favor de los hijos de la pareja cuando estos quedan bajo la guardia y custodia de uno de los progenitores. Se fija por tanto la obligación de alimentos por parte de aquel progenitor, padre o madre, en cuya compañía no quedan los menores.

Para determinar la cuantía de esta pensión se tendrán en cuenta las circunstancias personales tanto de los menores como de los padres. Sin embargo, se ha venido estableciendo un “mínimo vital” de pensión por alimentos. Esto es que, pese a la situación laboral o personal del obligado a dar la pensión, los tribunales consideran que dicho progenitor tiene el deber de entregar una pensión de alimentos a favor de sus hijos como mínimo en una cantidad que oscila entre 120€ y 150€ por hijo.

¿Pero qué ocurre si no se paga la pensión por alimentos?

El incumplimiento del abono de la pensión durante dos meses consecutivos o cuatro meses no consecutivos supone la comisión de un delito de abandono de familia recogido en el Código Penal y previsto con penas de prisión de 3 meses a 1 año, o pena multa de 6 a 24 meses.

Así mismo, ante tal desobediencia se puede iniciar un procedimiento de ejecución civil mediante el cual, se procederá a embargar todos los bienes del obligado, tanto las cuentas bancarias, salarios de empresas, pensiones, ayudas o subsidios, incluso por debajo del Salario Mínimo Interprofesional.

Hay que tener en cuenta que únicamente se podrá solicitar las cantidades debidas por este concepto hasta cinco años anteriores. A modo de ejemplo, si se deja de pagar los alimentos en el año 2009, únicamente se podrá reclamar el embargo de los bienes del deudor por las cantidades debidas desde 2011 hasta la actualidad, habiendo prescrito las pensiones de los años 2009 a 2011.

En conclusión, ante el impago de la pensión por alimentos existen dos vías judiciales a iniciar contra el obligado al pago, una vía penal lo que conllevaría penas de prisión o multa, y una vía civil que supondría de forma automática el embargo de todos los bienes y salarios de los que disponga, sin que exista límite alguno sobre los ingresos a embargar, pudiéndose reclamar las pensiones debidas durante los últimos 5 años.

Para más información

CONSULTA